Indoor Cycling

Las clases de Indoor Cycling se practican sobre una bicicleta fija en donde se trabaja la resistencia a través de cambios de ritmo y diversas posiciones. Los beneficios son muchos, sobre todo porque se queman muchas calorías en una sola clase.

Trabajar sobre la bicicleta fija es ideal para desarrollar los músculos de las piernas y las caderas y, de esta forma, bajar de peso y obtener resistencia y estado físico.

Durante la práctica de indoor cycling, se trabajan diversas resistencias, con el objetivo de poner en marcha el corazón y el trabajo respiratorio. El corazón se fortalece y elimina grasa a medida que va trabajando con el esfuerzo físico.

A medida que las pulsaciones aumentan, el cuerpo recibe más sangre y oxígeno y el sistema cardiovascular se vuelve más fuerte y resistente. Este ejercicio es muy recomendado para personas que sufren de tensión arterial.

El indoor cycling suele ser un ejercicio fuerte, que libera endorfinas y calma la ansiedad. Por eso también es ideal para trabajar contra el estrés. Además, la persona aumenta considerablemente su capacidad y su estado físico, evitando las posibilidades de tener lesiones musculares por debilitamiento de los mismos.

En sólo 40 minutos de ejercicio moderado, se pueden quemar alrededor de 500 calorías. En una clase normal, que dura aproximadamente 50 minutos, se queman 550 calorías. Esta es una cifra considerable, que hace del indoor cycling un ejercicio ideal para bajar de peso.